La atención médica de rutina es la mejor manera de mantener la salud y prevenir enfermedades. Por tanto, la piel, el órgano más grande del cuerpo humano, no puede tratarse superficialmente. Hay intervenciones que parecen procedimientos sencillos, pero que pueden provocar un daño permanente si están mal indicadas o si las realizan personas no formadas.

Dermatólogos calificados deben realizar un diagnóstico preciso, temprano y correcto de las enfermedades y problemas de la piel. Estos profesionales trabajan en procedimientos de baja complejidad – estéticos- y de alta complejidad – tratamiento del cáncer de piel.

Hay varios profesionales no médicos que pueden trabajar en el área de la estética y que en ocasiones se confunden con los dermatólogos. Usando nuevos nombres, algunas profesiones generan dudas y quejas cuando hay complicaciones en el tratamiento.

El riesgo de consultar a los profesionales que se autodenominan dermatólogos aumenta cuando existen complicaciones, que pueden ocurrir en cualquier tratamiento, incluso si es realizado por profesionales cualificados. ¡Así que estén atentos al profesional que vas a elegir!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar